Nuestra Cervecería Artesanal

Cervecería Franz Scheitler

Nuestros antecedentes cerveceros se remontan a Alemania, ciudad de Munich, donde era tradición de nuestra familia elaborar la cerveza para consumo propio, cumpliendo estrictamente con la Reinheitsgebot.

La Reinheitsgebot es la ley de pureza alemana de elaboracion de cerveza, dictada por el Rey Guillermo IV en el año 1516 en Baviera, donde pregona que en ese país deben elaborarse cervezas solamente PREMIUM en las cuales deben utilizarse solamente cebada malteada, lúpulo, agua y levadura, sin otros cereales como adjuntos; tampoco ningún tipo de conservantes ni aditivos.

En el año 1920, Franz Javier Scheitler, un eminente Ingeniero en Refrigeración Industrial, llega a la Argentina por razones de trabajo, conociendo un tiempo despues a Erna Weitze, oriunda de la ciudad de Dusseldorf, también de Alemania.

Franz y Erna se unieron en matrimonio quedándose a vivir en nuestro país, continuando celosamente la tradición familiar de elaborar su propia cerveza, que mas adelante, los ayudaría a continuar su hijo Claus Ludwig, el cual también cedió a su hijo Francisco, no solo sus conocimientos cerveceros sino también su sabiduría industrial, la cual es aplicada en la actualidad, por padre e hijo, en el constante crecimiento de su planta de proceso de elaboración, en la cual se encuentran algunos recuerdos familiares llegados a nuestro país en ese 1920, entre los cuales luego de mas de 100 años, un chopp con tapa de peltre, ganado en un concurso cervecero entre familias en Munich, vuelve a llenarse orgullosamente con la Cerveza Artesanal Scheitler, que en esta oportunidad, es comercializada por Francisco, para deleite de los que quieren saborear un producto genuino, utilizando las mejores maltas del mercado, con inmejorable equipamiento, y lo que no es poco, varias generaciones de experiencia cervecera familiar.

Sala de cocción con elaboración a la vista


Karaoke de los Viernes

Divertidísima noche donde podes cantar y bailar tus temas favoritos en pantallas gigantes!


Show de los Sábados

Cálido ambiente familiar donde se festejan cumpleaños, despedidas o simplemente reuniones de amigos, pudiendo disfrutar del show de  distintos artistas: solistas, bandas, odaliscas, stand up y más!

Proceso de elaboración

Nuestra tarea comienza en el laboratorio, el cual hemos provisto de los instrumentos de medición y control mas sofisticados para lograr la activación y reproducción de las levaduras con la mejor calidad.

Luego de seleccionar las distintas maltas que vamos a utilizar para cada estilo de cerveza, continuamos con la molienda del grano.

Se realiza un macerado con agua, donde los almidones se transforman en distintos azucares, los cuales mas adelante serán transformados por las levaduras en alcohol y gas carbónico (CO2). En este proceso se aplican distintas temperaturas, de acuerdo al estilo de cerveza a obtener, y el tiempo aprox. es entre 90 y 120 minutos.

Terminada la maceración, separamos el grano del liquido (ahora pasa a llamarse mosto), donde en otra olla lo llevamos al punto de ebullición, en la que también adicionaremos el lúpulo en tres distintos momentos, cada adición, integrara a nuestro mosto amargor, sabor y aroma con las características del lúpulo elegido.

"Nos enorgullece elaborar nuestro producto bajo la normas de la Ley de Pureza dictada en el año 1516 por el Rey Guillermo IV en Alemania"

Terminado el hervido, enfriamos el mosto rápidamente a 18º C, llevándolo a los fermentadores donde se adicionara la levadura tipo Ale, la cual empezara a producir alcohol y gas carbónico (CO2) por el periodo de aproximadamente 7 días.

En la 2da y 3er semana realizamos la clarificación y maduración de nuestra cerveza, bajando para esto su temperatura casi a 0º C.

Por ultimo realizamos el envasado en botellas y barriles para choperas, en estas primeras se realiza una segunda fermentación en botella, por lo que podremos apreciar un imperceptible fondo de levaduras, lo cual nos dejara una cerveza casi tan cristalina como cualquiera comercial, pero con la diferencia de ofrecerles un producto puro y noble, sin pasteurizar y sin ningún agregado químico como conservante, lo cual asegura no tendremos resaca luego de su consumo.